miércoles, 14 de noviembre de 2012

193.

Que yo tengo la cabeza llena de pájaros. Por eso no me concentro, para mi, hasta sacar la vajilla del lavaplatos puede suponer una gran aventura. Me imagino mil cosas, que es una prueba y que si no lo hago en menos de dos minutos me matarán, o que cuando acabe encontraré un gran regalo debajo de mi almohada. Llevo un arcoiris en las gomitas del aparato dental, tengo mechas falsas que me pongo por el pelo. A veces me maquillo, me visto y me pongo unos calcetines por la rodilla y me pongo a bailar sola en el salón, cierro los ojos y de repente estoy en una discoteca de los ochenta probando unas pastillas de llamativos colores, toco el cielo... Los abro, vuelvo a estar en el salón, los cierro y me encuentro en una amplia sala, bailando un vals, me acompaña un apuesto joven, moreno, sus ojos me sonríen. Apoyo mi cabeza en su hombro, y damos vueltas, casi sin tocar el suelo, mi vestido de tul hace frú-frú-frú contra su traje.Cuando me entristezco, suelo tumbarme en la Luna, mirando como gira la Tierra, como gira sin mi. A veces siento que tengo alma de león, y echo de menos la sabana, correr con el viento en la cara, afilar mis garras, cazar. Porque mi cabeza es peor que un zoo, en mi cabeza hay de todo, pelusas, pájaros, calcetines, bolígrafos de colores, millones de dibujos,...

3 comentarios:

  1. Muchas gracias!:) Es algo diferente del resto de entradas, no sé, hoy me levanté inspirada

    ResponderEliminar
  2. Todos somos en parte un poco así no? personas así son las que podran cambiar el mundo algun dia! hahahahha

    Saludos de la chica de los chicles, que de mayor quiere ser como tu >.<
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar