sábado, 9 de junio de 2012

126.


Lo había olvidado totalmente pero, hoy, de repente, me asaltó el recuerdo de aquel día. Llevaba un tiempo en mi ciudad natal, mi madre y mi abuela estaban solucionando los papeles por la muerte de mi abuelo. Yo no hacía nada. Me abrazaba a ellas en silencio. Andaba como un zombie. Cuando mamá terminó, volvimos a la aldea donde vivíamos por aquellas.El día que me reincorporé a las clases, los niños se acercaban y me miraban con aquella cara de "Pobrecilla". Ni siquiera veía sus caras, no me interesaban. Hasta las niñas que solían insultarme y pegarme no me hablaban, todos me miraban en silencio. Lo buscaba a el, pero no estaba allí. No lo vi hasta la hora de la comida, estaba castigado en dirección. Abrió sus brazos y yo me derrumbé en ellos. Él me sujetó, sus manos acariciaban mi espalda. "Ahora es un simple conjunto de ceniza". No lloraba, los androides no hacemos esas cosas. Pero recuerdo que sentía que se me venía el mundo encima. Él estuvo ahí todo el rato. Supongo que si no hubiera tenido a nadie que me aguantara, que no me dejara ir. Yo, no habría aguantado aquello. Era demasiado para una niña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario